Irrelevante Zine. Amantes de la Música, el Entretenimiento y la Vida Nocturna. San José CR

Actores de la Escena ::: Paul Wolsch

Conversamos con Paul Wolsch

Una de las caras más conocidas de la escena underground de San José, quien con el pasar de los años ha demostrado gran consistencia musical y artística, estableciéndose como una figura de bajo perfil interponiendo su estilo como su carta de presentación, respaldado por los clubes y fiestas más importantes del país y abriéndose espacio en la escena internacional.


Sobre un primer acercamiento con el mundo de la música. Cuéntanos, ¿cómo inicia toda esta aventura para Paul?.

Paul: La música ha sido parte de mi vida desde que tengo memoria. Crecí con mi padre y mis abuelos, y constantemente mi papá queriendo estimular la disciplina que involucra la música, me compraba instrumentos musicales. Todo comenzó con el piano, tuvimos un clavinova y pasaba horas junto a mi abuelo en la sala componiendo canciones, al fallecer mi abuela, pasaba mucho tiempo con él y eso hacía durante las tardes al volver de la escuela, luego me comenzó a gustar la percusión, después el violín, luego el trombón, y finalmente el clarinete, el cual me decidí por estudiar formalmente en el Centro Nacional de Música. El canto lírico también fue parte importante de mi niñez y adolescencia y también llevé estudios superiores, presentandome en una ópera por primera vez a los 13 años.


En la misma línea, según lo que nos cuentas, en determinado momento das un salto de un ambiente de “música clásica” a “underground electrónico”. ¿Cómo es que esto sucede? Y en la actualidad, ¿de qué manera logra Paul converger en medio de dos ambientes tan distintos? similitudes/diferencias.

Paul:  La muerte de mis abuelos quienes desde muy pequeño me criaron fueron sucesos que naturalmente marcaron mi vida, así como la muerte de mi madre. Siendo la música como en muchas situaciones durante mi niñez, la que logró sostenerme. Conforme fui creciendo la convivencia con mi padre se tornó más complicada, tuve que abandonar la universidad y finalmente, mi casa. Pienso que a partir de ese momento muchas cosas cambiaron, me mudé a vivir con un primo y tuve que buscar un trabajo. Al suceder esto tuve más oportunidad de ser quien quería ser, tenía mucha más libertad, así que comencé a salir de fiesta por las noches, recuerdo que amaba salir solo y pasar horas bailando, así, me tope con la escena electrónica de San José. Por supuesto este estilo de música me cautivó y de una manera muy genuina y orgánica comencé a coleccionar mi propia música. Simultáneamente recibí un contrato para trabajar para la Compañía Lírica Nacional, la entidad del gobierno encargada de la temporada de ópera anual en el Teatro Nacional, y con mi primer pago compré mi primera mixer y tornamesas y grababa mixes en mi cuarto. Al tiempo comencé una amistad muy especial con Melissa O e iba a todas sus fiestas, mientras que los mixes que grababa se los enviaba a Fredo Cortez, dueño de Club Vertigo. Poco tiempo después Melissa me invitó a abrir en sus fiestas cuando era residente en el icónico Club Retro, y luego Club Vertigo me abrió sus puertas también. Recuerdo que muchas veces debía salir de ensayo o función en el teatro y correr para tocar en el club. Y hasta la fecha mi vida la rigen dos disciplinas que para mi son muy diferentes, dos mundos opuestos que comparten una gran similitud y es la capacidad que tiene la música de crear emociones y sentimientos que difícilmente se pueden concretar en palabras sino más bien en sensaciones y recuerdos en la memoria.


Nos hablabas de que recientemente estas pasando por un momento de transición a nivel personal. Qué nos podés contar de tu nueva vida en sobriedad, en qué formas te ha ayudado con tu arte, y de qué manera se ha visto reflejado en el dancefloor?

Paul:  Recientemente sufrí una crisis nerviosa severa, que resultó en ansiedad generalizada y múltiples ataques de pánico mientras me encontraba de tour por Europa en el verano pasado, como consecuencia de una situación familiar complicada y una doble ruptura sentimental, con una ex pareja y un amigo cercano. Sin embargo, como en muchas ocasiones pensé que podía lidiar con todo, y de repente me vi en la incapacidad de levantarme de un sofá ni tan siquiera para comer, lejos de casa y de mi familia. Se suponía que debía de sentirme muy feliz y emocionado ya que por primera vez me había presentado en uno de los clubes más emblemáticos de Berlín con mucho éxito y además me vi en la necesidad de cancelar algunas fechas también. Estaba viviendo algo que había soñado por mucho tiempo, pero mis incapacidades físicas me ganaron la batalla, estando lejos de casa todo se volvió más complicado, hasta que finalmente logré levantarme y recibir ayuda. Desde ese momento sentí la necesidad de priorizar los aspectos de mi vida que eran necesarios para cumplir mis sueños, y por supuesto lo más importante era mi salud mental. La sobriedad me ha permitido observar más de cerca el compromiso personal que tengo con mi trabajo, pero mucho más importante me permite tener una visión más clara de mi mismo, más autocontrol, que considero es fundamental en la búsqueda de patrones de pensamiento positivos. Siento que de alguna manera me ayuda a ser menos vulnerable a pensamientos negativos sobre mi desempeño y me ayuda a dirigir el enfoque reforzando mis principios y mi visión artística. Aunque los ataques de ansiedad algunas veces vienen y van, he aprendido a confiar en mi respiración para encontrar la calma.

Detrás de los decks y en la intimidad del studio muchas cosas suceden, asimismo en el dia a dia, y me he dado cuenta que la música es un estado meditativo, una conexión profunda con la realidad y la sobriedad me ha resultado de gran ayuda para poder tener conciencia de mi mismo y de cómo me enfrento a las situaciones. Al mismo tiempo no quisiera que el público pensase que les juzgo por consumir licor, pero debo recordarme constantemente que no puedo comprometerme para hacer sentir a otros más cómodos con sus hábitos, es una decisión personal consecuente con mi salud mental, y quizás si no hubiese sobrellevado estas dificultades emocionales de repente no hubiese tenido la capacidad de también ver lo que se escondía detrás de ellas.


House/techno en Costa Rica es muchas veces catalogada como música para “junkie”, y no recibe la misma aceptación social y cultural que algunos otros géneros. ¿Cómo varía esto de Costa Rica a otros países y ciudades en las que has tenido la oportunidad de tocar?

Paul:  Al trabajar en dos escenarios artísticos tan “opuestos”, me ha tocado romper con muchos paradigmas, sobretodo con mis colegas del teatro. Y es en la música “per se” en donde encuentro todas las respuestas. En la capacidad que tiene de estimular nuestros sentidos de manera indescriptible, de permitirnos ingresar en ese estado de contemplación de la realidad a través del sonido y sus sensaciones. No podemos juzgar a otros seres humanos por no hablar nuestro mismo idioma, y pienso que es una situación similar.

Ciertamente en otros lugares hay muchisima mas apertura y mercado artístico, por ejemplo, el verano pasado tuve la oportunidad de participar en una demostración muy particular en Berlín, ya que un partido neonazi que ahora tiene algunos adeptos en el parlamento alemán, quiere censurar la permisividad que tiene la vida nocturna en Berlín, cerrando clubes y demás, entonces hubo una manifestación de alrededor de 5 mil seguidores de este partido en la Puerta de Brandenburgo resguardados por la policía, puesto que la contraposición, quienes eran decenas de caravanas de clubes importantes de la ciudad, junto con otro gran grupo de participantes sumaban casi 20 mil. Y yo, ahí en medio, me daba cuenta como la vida nocturna y la escena electrónica en esa ciudad, eran todo un movimiento político. Similar el caso con el cierre de Fabric en Londres, donde la comunidad local e internacional logró la reapertura y así en muchas ciudades que he visitado, donde la cultura underground tiene un peso muy importante en su idiosincrasia.


A nivel local. ¿Cuál cree Paul que es un medio u esfuerzo que se pueda hacer con el afán de cambiar esa percepción de lo que es música electrónica.

Paul:  Presiento que eventualmente va a ocurrir, la música está en constante evolución, y considero que las entidades gubernamentales deberían priorizar el aporte a cualquier manifestación artística, solo de esta manera se podría equilibrar las exigencias del sistema con la sociedad. En cuanto a la musica electronica yo percibo un cambio inmensurable en la escena local en este momento en comparación a cuando comencé mi carrera, creo que es una cuestión de tiempo.


Dentro de la escena nacional, sos reconocido por mantener un estilo musical muy particular y diferente. De donde proviene toda esa identidad?

Paul:  No creo que haya sido ningún proceso en particular, siento que ha sido más instintivo que cualquier cosa, me gusta escuchar a mis emociones y fácilmente me siento inspirado por las situaciones que suceden a mi alrededor, inclusive en los momentos más susceptibles logro encontrar respuesta en la música. Claramente quizás mi cercanía con Berlín, ya que tengo familia en esa ciudad, haya influido de cierta forma. Sin embargo no me gusta la idea de la categorización ni encasillarme en ningún estilo en particular, pienso que lo que hace un gran artista es la capacidad de poder acoplarse a diferentes situaciones y poder desempeñarse de la mejor manera satisfaciendose a sí mismo y al público. Pero también respeto ciertos principios apegados a la tradición, como la compra de acetatos de vinilo como principal forma de expresión. En este momento en particular tengo afinidad con el coleccionismo de lanzamientos de segunda mano, han habido épocas muy fructíferas de diferentes géneros de música electrónica con el pasar del tiempo que me parece interesante redescubrir.


Mayor lección personal/profesional que ha aprendido Paul con el pasar de los años detrás de los decks.

Paul:  He aprendido a agradecer a cada segundo por la oportunidad de hacer lo que amo, a agradecer al público, a quienes creen en mi trabajo, a los promotores y a todas las personas que me abren puertas y me regalan momentos tan especiales, me es difícil imaginar en qué momento esto se convirtió en mi vida y trabajo y me llena de humildad. El Tao Te Ching de Stephen Mitchell, cuenta que Wen T’ung, un reconocido pintor de bambúes de la antigua China, a la hora de pintar, se olvidaba de sí y no veía más que bambúes, abandonaba su cuerpo como en trance y se “convertía en bambú”. Es un pensamiento elevado, sin embargo pido a la vida enseñarme cada dia mas a desprenderme de mi mismo y permitir a la música ir por encima de todo.


¿Qué podemos esperar en un futuro cercano? No solo de Paul el artista sino también de Paul la persona.

Paul:  En cuestiones de trabajo, agradecido nuevamente, continuar presentandome en los clubes (principalmente Antik y Club Vértigo) y eventos más importantes del país con la regularidad que lo he hecho durante los últimos años, próximamente una amiga muy especial se presentará en Club Vértigo y tendré el honor de tocar con ella. En Semana Santa planeo viajar a Nicaragua, un país muy especial para mi con una escena lindísima que me ha acogido con mucho cariño y siempre me hace sentir bienvenido y luego en el verano volveré a Europa donde tengo fechas confirmadas en Frankfurt, Berlín y Londres y algunas no concretadas pero esperando confirmación en Barcelona y París por primera vez y continuar mis estudios de Stage Management con la Ópera Estatal de Berlín.


¿Cual ha sido su mejor y peor experiencia como Dj? (Su gig favorito y el
peor)

Paul:  No considero ninguna experiencia como la peor, al contrario siento que cada experiencia es mejor. Ciertamente hay días donde la simbiosis con el público o con uno mismo es más difícil, pero esas también enseñan muchísimo.

Creo que nunca voy a olvidar mis primeras noches tocando, recuerdo que me preparaba exhaustivamente porque quería que todo sonara perfecto y generalmente tenía una cara muy seria cuando tocaba y nunca quedaba satisfecho con mi trabajo, muchas veces me salía de control y pasaba malos ratos, algunas veces el público lo notaba y en ocasiones vaciaba el dancefloor, debo confesar que tuve mucha suerte de que cuando debía irme bien, estaban las personas que tenían que estar ahí, y así fue como logré ascender y esas noches me enseñaron muchísimo, sobretodo sobre paciencia. Luego con el tiempo aprendí a relajarme mucho mas, aun me preparo con mucha dedicación para cada presentación, pero creo que los años han traído consigo gran aprendizaje.


Algo que nunca cambiaría de esta escena (CR).

Paul:  La escena costarricense es muy especial, y jamás tendré palabras para agradecer todo el amor que me ha regalado a través de los años, sencillamente les debo tanto a cada uno de los clubbers, promotores, amigos, colegas. Somos muy afortunados de la variedad y del cariño y pasión que cada persona entrega en todas las noches, eso es lo que realmente hace que la llama se mantenga encendida. No cambiaría absolutamente nada.


¿Djs, productores, sellos favoritos en CR y a nivel mundial?

Paul:  Tengo un enorme respeto por mi jefe Fredo, y por su inmensa y variada colección de vinilos. A través de los años se ha encargado de construir una pasión sin más expectativa que su gusto por la música por encima de cualquier pretensión, de él he aprendido muchísimo. Todos los colegas costarricenses que mantienen la escena viva con sus eventos ya sea a gran escala o en cualquier manifestación, poniendo todo su esfuerzo y amor y logísticas inimaginables para que todo salga de la mejor manera, a ellos los respeto muchísimo y admiro su trabajo. A las nuevas propuestas que llenan de frescura la escena, los nuevos artistas y a los maestros que han forjado nuestra escena.

Internacionalmente, siento admiración por artistas que sobresalen más allá de las tendencias, que logran destacarse de una manera genuina con gran identidad a través de los años, pero sobretodo que encuentran belleza detrás de una especie de eclecticismo, personalmente me gusta mucho el “factor sorpresa” y la belleza que se esconde detrás de los “errores”, para mi algo muy perfecto, resulta ser muy aburrido. Mi ejemplo más claro de esto es Ricardo Villalobos, quien tiene la capacidad de continuar sobresaliendo con el paso de los años y mientras un sinfín de corrientes musicales pasan por alrededor de el, tambien admiro artistas como Ben UFO, Zip, Jane Fitz, Vera. Hay un uruguayo llamado Nicolas Lutz que recientemente ha crecido muchísimo en Europa, porque particularmente sobresale en un momento donde muchos artistas estaban tocando de forma muy similar, el me gusta muchísimo y todas las veces que lo he logrado escuchar ha sido increíble.

Tengo muchos sellos disqueros favoritos, pero siento gran admiración por Perlon, un sello disquero de vanguardia de solamente lanzamientos en vinilo, muy original y hermético, que no recibe demos de ninguna forma y los artistas que forman parte de él son líderes de opinión en la escena global.


Un libro, una película y un disco.

Paul:

Libro: The Gift, de Lewis Hyde, es un hermoso libro acerca de los talentos y contiene grandes enseñanzas sobre inteligencia emocional y creatividad.
Película: “We Children from Bahnhof Zoo” de Uli Edel.
Disco: Aphex Twin Selected Ambient Works 85-92

 

Leer  también : Actores d e la Escena – Nochi

3 Comments
  1. […] Leer Actores de la Escena – Paul wolsch […]

  2. […] Leer también : Actores de la Escena ::: Paul Wolsch […]

  3. […] Leer también Actores de la Escena ::: Paul Wolsch […]

Leave a Comment

[fwdmsp preset_id="9" playlist_id="0"]